Juan Luis Hortelano Padre, marido, emprendedor e inversor en orden de importancia. Blog personal, opiniones personales.

Hace 4 años

Gestión de expectativas

Hoy quiero hablar sobre la gestión de expectativas, una de las habilidades mas importante, tanto en la gestión de empresas como en la de personas.

Todos tenemos nuestras expectativas, esperamos algo de alguien.
De nuestros familiares, de nuestra empresa, de nuestros amigos, de nuestros jefes, de nuestras invertidas. Hasta de nosotros mismos.
Y al igual que tenemos nuestras expectativas, tenemos que aprender a gestionar lo  que los demás pueden esperar de nosotros.

En mi ultimo año  y medio con Plug and Play es una de las cosas que mas hemos sufrido, y que intentamos mejorar en cada promoción. Pese a no ser nada fácil.
Después de cada promoción encuestamos de forma anónima a las startups, preguntando por su experiencia, y pidiendo que nos digan lo bueno, lo malo, lo que esperaban y lo que podemos mejorar.

Hemos aprendido que las startups por lo general esperan mucho mas de Plug and Play y nuestro programa de lo que realmente podemos y debemos ofrecer. Y eso es en gran parte un error nuestro por no haberlo comunicado bien.

El motivo de este post viene dado por esas encuestas y especialmente por algún comentario o email que recibimos en su momento.
Resumiendo, viene a decir algo así como : “ Desde el Expo Day no hemos recibido la llamada de ningún inversor de vuestra parte”
Coincide con algunos comentarios de otras startups, que esperaban mucho mas en ese sentido, tras el Expo Day.

Y lo cierto es que esta situación me produce disguto por 2 motivos.

El primero, que no hayamos sido capaces de gestionar las expectativas convenientemente y que una startup espere mas de lo debido y nos lo reproche.

Y el segundo, que esa misma startup, como pasa con algunas otras, esté en una postura de esperar a que otros den el primer paso o se pongan en contacto con ellos, cuando es todo lo contrario, sobre todo si buscas inversión.

Creo que pese a tratar de dejarlo claro y explicar lo que una empresa puede esperar en nuestros programas de aceleración, no lo conseguimos siempre.
Mientras haya una startup que eso no lo tenga claro es culpa nuestra.

Posiblemente hacemos muchas cosas buenas, asi nos lo han hecho saber, junto con las críticas que valoramos y nos ayudan a mejorar.
Trabajamos mucho en los 3-4 meses del programa de aceleración. Los ponemos delante de decenas de inversores. Les ponemos en contacto con mentores y gente muy buena del sector dispuesta a ayudar.
Les ayudamos en todo lo que está en nuestra mano, incluida la pequeña inversión. Les seguimos ayudando después, ya que somos socios.

Hay startups que piden mas, otras que piden menos. Las que mantienen el contacto y las que desaparecen del mapa.
Y tratamos de ser mas o menos justos en nuestra atención.
Pero no podemos ponernos a programar, a preparar el plan de marketing o a vender por ellos.
Y menos aun, por muchas intros que hagamos, buscar la inversión por ellos, o conseguir que los inversores sean lo que llamen a una startup y les invierta.

Los inversores no invierten porque lo haya hecho antes Plug and Play (o cualquier otra aceleradora). En algún paso puede ayudar, pero desde luego las startups tienen que pasar por el proceso que pasan todas.

No hay atajos.

Quizás tengan una pequeña ventaja si el inversor los conoce de alguna visita a nuestras instalaciones o les ha visto en el Expo Day, pero nada mas.
No hacemos milagros, ni por el mero hecho de hacer el programa de aceleración aparecen por arte  de magia los inversores, así sin mas.
Ni se consiguen los usuarios o la facturación así por la cara sin trabajar como un cosaco (iba a decir como un chino, pero no lo hago no sea cosa que el diputado Garzón se me tire a la yugular)

Un programa de aceleración, creo que sea el que sea, ayuda mas o menos, facilita algunas cosas,  pero hay que trabajar, como un cabrón.
Y para conseguir cerrar una ronda de inversión, por pequeña que sea, hay que ser un autentico pesado.
Primero estudiar a los inversores, ver si encajas en su filosofía, ver si estás en el estado propicio.
Y luego pelear durante semanas y meses para mantenerlos interesados, calientes, y poder cerrar esa ansiada ronda.Desde luego yo no conozco a nadie, aunque “haberlos haylos”, que reciba llamadas de inversores.

Pero si que conozco a muchos emprendedores perseverantes, pesados, coñazos, insistentes, que son los que precisamente mas acaban consiguiendo, en todos los sentidos.

Y todo lo que consigan es gracias a ellos mismos. No gracias a ninguna aceleradora.

Igualmente, hay empresas, que pese a salir de un programa de aceleración pueden no tener ningún interés para los inversores.
Eso pasa, mas de lo que nos gustaría. A veces es circunstancial (la empresa está demasiado verde), y otras veces por desgracia es definitivo y la empresa termina por no conseguir financiación.
Por mil motivos. Y seguramente algunos por nuestra culpa.

Y nos sabe fatal, y nos entristece. Pero es lo que hay.

Y es algo que tenemos que contar a las startups, ponerle en el peor de los casos.
Porque aunque para nosotros es obvio, es evidente que la mayoría esto no lo tienen tan claro, y parece que pasar por una aceleradora asegura el éxito, cuando no es así.

En el Expo Day ofrecemos visibilidad, algunas startups consiguen contactos e interés por parte de algunos inversores ese mismo día. Otras no, pero con persistencia cierran una ronda.
Pero lo que siempre es seguro es que el que se queda esperando una llamada no consigue nada.

Por eso me sorprendió y disgustó esa actitud y ese reproche, del que repito me siento culpable. Justamente por no haber gestionado bien las expectativas.
Porque hay alguien que está esperando mucho mas de nosotros de lo que debiera, y en parte le está frenando o dejando en una actitud pasiva, todo lo contrario de lo que debiera ser.

Espero en la nueva promoción dejarles todo mucho mas claro. Seguramente pese a todo fallaremos en algo y aun esperarán mas de nosotros.

Y a los emprendedores de las startups que han provocado este post o se sienten identificadas, con todo mi cariño después del cabreo inicial : No esperéis a que nadie os llame, y menos si es para invertir en vuestra empresa….

sin comentarios por ahora