Juan Luis Hortelano Padre, marido, emprendedor e inversor en orden de importancia. Blog personal, opiniones personales.

Hace 3 semanas

Mi experiencia comprando un colchón por internet

Hay productos que si me dicen hace 15 o 20 años que se podrían vender sólo por Internet no hubiese apostado por ellos.
Uno de ellos son los colchones.

Y de hecho, cuando hace unas semanas, Elena y yo nos planteamos empezar a mirar un colchón para sustituir al nuestro, que tenía ya mas de 10 años, el proceso fue mas o menos el mismo que para otros productos menos dados a comprar por internet.

Ir a tiendas especializadas, Ikea, mirar tipos, materiales, reviews, precios, artículos en revistas, marcas etc…

Y ahí empieza la pesadilla. Hay tanta variedad, tantos materiales, durezas, tanta información y tantas opciones, que te abruma.
Ir a las tiendas físicas tampoco ayuda mucho. Y probarlos allí durante unos segundos, vestido y con el vendedor al lado no vale para nada.
Luego están las tiendas online, tanto de las cadenas como de los grandes almacenes.
Así como de sitios online especializados en colchones como La Tienda Home o Viscoform. Ambos valencianos por cierto, donde también se fabrica el que mas adelante cuento que he terminado comprando.

O la última “moda” desde hace un par de años, que son fabricantes/vendedores de un solo modelo, modelo copiado de EE.UU y donde uno de los mas famoso ha sido Casper.
Básicamente se trata de eliminar las opciones, con un colchón que se supone que es ideal para la gran mayoría. Y reducir costes evitando intermediarios.

Con todo esto, sin saber si es mejor el latex, los muelles, la visco o un mix de todos ellos. Liado por medidas, precios y mensajes contradictorios, se me ocurre como tantas otras veces soltar mi percepción en Twitter.

Captura de pantalla 2017-11-17 a las 12.13.03

Y como casi siempre, recibo consejos y opiniones. Y una respuesta de Miguel Caballero que me dice que hay alguien que me puede ayudar.

Ese alguien es Alex Bryszkowski , que aunque por el apellido parezca otra cosa, es un tipo de Murcia muy majete por cierto.
No le conocía en persona (ahora si) aunque si por su experiencia habiendo montado Vozelia y siendo una persona de mi sector.
Total que me pongo a hablar con Alex por privado, tratando primero de entender, por pura curiosidad, que hace alguien como el hablando de colchones.
Me cuenta que es inversor en una empresa que vende un colchón por Internet, pero mas allá de tratar de venderme el colchón, lo que hace es preguntarme sobre lo que busco. Y ofrecerme ayuda de su equipo para elegir el mejor, y feedback si le paso los que he visto que me pueden interesar.

Después de comentar sobre lo que buscamos (un colchón para dos personas, diferentes tamaños, diferente térmica etc…) me dice que cree que su colchón nos podría encajar.
Y me ofrece enviarme uno para que lo pruebe, sin ningún compromiso. A cambio de darle feedback sobre todo el proceso y la experiencia.
Y si me lo quiero quedar después de 100 días, ya se lo pago, con un descuento además.

Difícil decir que no a una oferta así. Total que acepto.
Y al día siguiente llega el colchón a mi casa.
Doblado en una caja que nos deja el transportista.
Solo hay que abrir la caja, quitar el plástico y desplegarlo.
Se supone que tarda 48 horas en coger la forma definitiva, pero nosotros esa noche ya dormimos en el.

El único “pero” es precisamente ese. Que una vez lo recibes y despliegas tienes que deshacerte del viejo colchón por tu cuenta (salvo que vivas en Falcon Crest y puedas dejar el nuevo durante 48 horas coger la forma mientras sigas durmiendo en el viejo). En nuestro caso el viejo de Latex pesaba mas que un muerto y nos tocó cortarlo con un cutter para bajarlo al contenedor.

La verdad es que nos ha sorprendido. El colchón es muy cómodo, no hemos extrañado el viejo y nos hemos adaptado muy rápido.
Ese mix de muelles con visco y espuma parece que es la mejor opción hoy en día sobre todo en zonas húmedas donde el latex tiene mas pegas.
Tras varias semanas durmiendo en el, estamos muy contentos, y por supuesto nos lo quedamos.

Todo esto me ha hecho pensar lo poco que valoramos e invertimos en una decisión de este tipo. Si un colchón dura 10 años significa que vamos a estar alrededor de 3 años sobre el, y afectando claramente a nuestro descanso y bienestar.
Una mala decisión puede ser desastrosa.
Invertir menos en un colchón, que en una TV o cualquier otra cosa, muy habitual por otra parte, es un error en mi opinión.
Lo cual no quiere decir que haya que tirar el dinero o comprarse los mas caros.
Probarlo 15 segundos en el Ikea no vale para nada.
La clave es probarlo bien, durmiendo en el. Y por suerte cada vez mas marcas te dejan probarlo hasta 100 días y poder devolverlo si no te encaja.

No se otras marcas o modelos de colchones que tal nos hubiesen ido. Pero a nosotros el colchón Morfeo nos ha encajado y nos parece una opción estupenda, además de que como habéis visto, la gente que hay detrás es muy maja y de confianza.
Lo puedes probar y devolverlo si no te encaja. Así de fácil.

Si a alguno le interesa puede acceder por este enlace. Si al final lo comprais, me darán 50€ que he decidido donar en Navidades a una ONG o gente que lo necesite.
No tengo ningún interés en esto mas allá de contar mi experiencia que ha sido diferente pero genial, y ayudar desinteresadamente a la empresa que está detrás que me parece que están haciendo las cosas muy bien.

Además ahora tienen un descuento de 90€ por el Black Friday, con lo que un colchón como el mío, de 150×190 sale por poco mas de 400€.
Si lo comprais fuera de la oferta de Black Friday, con el cupón REGALO50 tendréis 50€ de descuento.

Así que si estáis pensando en cambiar de colchón próximamente, aquí tenéis una opción mas
Si alguno al final lo compra ya me contará que tal su experiencia.

sin comentarios por ahora